La meta de los 21 km…. Sensaciones ya recurrentes


Tras mi anterior entrada escrita allá por el año 2011, referente al medio maraton de Gijón, en estos días me he planteado plasmar de nuevo las sensaciones vividas y como tras 4 años corriendo y ya 8 medias completadas cambian los planteamientos interiores y pensamientos durante la prueba.

Tras unas 15 semana de preparación especifica con una media de 35 km semanales, quizás escasos para abordar bajadas de tiempo más importantes, me enfrente de nuevo a una media maraton, Ya era para mi la 8ª media y las sensaciones ya no son desconocidas, ya es un punto importante pues ya sabes a las que te enfrentas y como las irás gestionando.

Tras una prueba de esfuerzo bastante positiva en lineas generales :

44 años  FCR:60 (ya me tome 50 pulsaciones ) FCM: 171

Espirometria

capacidad vital: 4,97 (normal 4,87)

FCM: 171 ( seguro que hubiera llegado a mas)

FC Umbral anaeróbico: 160 ppm ( yo lo he fijado en 165)

Aeróbico intenso: 143-163

Aeróbico extenso: 130-142

Descanso activo: <129

Velocidad máxima alcanzada 17 km/h 0% de desniviel ( 3,31 min/km)

Velocidad en umbral anaeróbico: 14 km/h (4:17 min/km)

F de recuperación Rec1:139  Rec2:117 Rec3:104 Rec4:99

Apriori, no son malos datos

Tras estas consideraciones previas, adopte un planteamiento de entrenamiento basado en 4 días:

  • Carrera continua (40-60 minutos) al 80-85% FCM
  • Series variadas: desde 500 m hasta 4.000 m (todos los tiempos en estas series clavados)

– 500 m: 10 series de media 1:55 minutos

-1.000 m 6 series de media 4:25 minutos

-2.000 m 3 o 4 series media 8:40 minutos

-4.000 m 2 series media 18 minutos

Todas ellas hechas con bastante precisión en cuanto a tiempos se refiere. Con unas pulsaciones de entre 85 % al 95 % de FCM

  • Carrera Continua : Otros 50 minutos a un ritmo cómodo (para mi al 80-84% voy muy bien manteniendo una conversación)
  • Tirada Larga : Entre 80 y 95 minutos (En esta ocasión he ido a unos niveles de pulso cardíaco bastantes cómodos 75% al 80%). He trabajado mucho la base aeróbica con estas salidas, gracias a las salidas con Rubén.

Los ritmos estaban memorizados (4:40-4:44 min/km). Había probado esos tiempos muchas veces y según mi pulsómetro a esos ritmos mi FC rondaria las 160-163 ppm.

Tras 12 semanas de entrenamiento y un cumplimiento aproximado del 80% del total del plan, nos enfrentamos al dia de la prueba ” IV Media Maraton de Gijon”. Alimentación, descanso … todo correcto hasta ese día. Amaneció un bonita mañana de sol con temperaturas suaves y ya de mañana el viento nordeste comenzó a dejarse notar. Llego la hora, 18:00 todo preparado para la salida, me sitúo al lado de la liebre de 1:40, un ritmo aproximado a 4:44, .Durante los 4 primeros kms todo perfecto (exceptuando las pulsaciones, ya iba en 172 ppm) pero las sensaciones buenas. Kilometro 5 paso a 23:12, ( mi cabeza ya realizaba cabalas de tiempos aproximados), Km 9, la mente empieza a flaquear, paso por el km 10 en 47:15. La incomodidad comienza a apoderarse de mi cuerpo.

La búsqueda de tranquilidad en mi cabeza se hace complicada, busco energías en cada rincón de mi cuerpo y solo encuentro flaqueza y desfallecimiento. Pasan los kilómetros y en el km 15 sigo perdiendo tiempo, 1:12:34, pero el problema ya no era ese… Estaba agotado fisica y sicologicamente, esto me lleva a detenerme en 4 ocaciones. No podía más, pero la memoria de mis músculos hace que los kilómetros restantes no se me hagan tan largos como preveía, de todas maneras el agotamiento era evidente, los ritmos habían subido por encima de 5:30 mint/km, prueba de ello fue que tarde en completar los últimos 6 kilómetros  33:23 minutos. Durante esos kilometros fue una continua lucha contra mis pensamientos, mis debilidades, buscando fuerzas en cada punto de mi cuerpo ya desfallecido. Es impresionante la sensación de vacío que en esos momentos te aborda y como sientes que la mente y el cuerpo van por caminos diferentes.

La llegada a meta supone el fin de este “calvario” particular, pero como he comentado anteriormente, el cuerpo ya conoce esa sensación, la asume y te deja la sensación de no haber sufrido tanto como en aquella primera media maraton.

En fin en cuatro años de participación en medias maratones, la mejoría va a tenor de 1 minuto menos en cada media maraton y nunca he realizado un tiempo superior que en la anterior maraton, así que  buscaremos claves y errores e intentaremos, mientras el cuerpo nos lo permita, otra media maraton y bajaremos ese minuto que parece la única concesión de mi cuerpo

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en deportes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s